• Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • Català
  • English
  • Français
Nexe 30 - julio de 2012

FINANZAS COOPERATIVAS: MUCHO CAMINO POR RECORRER  

l'Apòstrof


Ante un sistema financiero convencional que no ha sido capaz de funcionar con transparencia ni solvencia, existe una realidad de finanzas cooperativas que hace muchos años que trabaja con valores éticos y que tiene raíces sólidas en todo el mundo y también en Cataluña. El actual contexto, en que las cajas de ahorro han perdido la esencia original y la gran banca no puede esconder más sus malas prácticas, es una buena oportunidad para que el sector se convierta en una alternativa cada vez más mayoritaria. Esta fue una de las reflexiones que se pudieron debatir en la jornada
Financoop 2012, que el pasado 8 de junio reunió personas y entidades representantes de la economía social entorno al lema “Finanzas cooperativas para un mundo mejor”.

El debate sobre los bienes comunes y la economía social en la era digital  

Joan Subirats

Esta aportación al debate sobre la economía social pretende incorporar al mismo el tema de los bienes comunes. Una perspectiva, la de los bienes comunes, que si bien ha tenido un desarrollo analítico y de investigación más centrado en recursos y espacios vinculados a temas y problemas medioambientales, ha ido últimamente siendo utilizada en temas vinculados al espacio y los recursos digitales y asimismo se ha conectado con la tradición cooperativista y de economía social. Esta aportación, lejos de ser el resultado de un trabajo teórico o de reflexión sobre experiencias empíricas, pretende ser simplemente una introducción que presente y problematice, en la medida de lo posible, el concepto a fin de que pueda ser útil en el campo de la economía social. Por otra parte, inevitablemente, la reflexión viene marcada por el sesgo de alguien que desarrolla su trabajo básicamente en el contexto europeo y por las nuevas formas de movilización social y ciudadana que se vienen sucediendo como respuesta a la crisis económica y al cambio de época.

Factor C   

F. Sabín, J.L. Fernández, I. Bandrés (1)


Factores de resistencia de las microempresas cooperativas ante la crisis y recomendaciones para un fortalecimiento cooperativo del sector social

El artículo pretende analizar cuál es el comportamiento que están teniendo las microempresas cooperativas, y de forma especial las del sector de la intervención social, desde el comienzo de la crisis económica en el año 2008, así como proporcionar una serie de recomendaciones que se consideran claves para afrontar la crisis en el futuro próximo.

Las principales conclusiones del estudio son que las empresas cooperativas están resistiendo mejor la crisis que el resto del tejido empresarial y que los factores fundamentales que lo explican se derivan de su estructura de propiedad, la cual les permite tener mejores mecanismos de adecuación ante las condiciones del mercado. Además el artículo proporciona algunas claves que las cooperativas deben de tener en cuenta para favorecer su viabilidad ante una crisis económica sostenida en el tiempo.

LAS COOPERATIVAS DE CONSUMO (Y USUARIOS): PASADO, PRESENTE Y... FUTURO  

Albert Huerta

Empezaré listando las tres ideas que querría resaltar. Primera: las cooperativas de personas consumidoras y usuarias tienen una gran historia, que conocemos y no hay que explicar, pero sí recordar para saber quiénes somos y de dónde venimos. Recordando las primeras cooperativas de consumo, podremos identificarnos y ser fieles al modelo. Pero tenemos que ser capaces de modernizarlo y hacerlo atractivo. Segunda: la actual situación social y económica (me niego a hablar de crisis; esto no es una crisis, es un cambio de modelo) abre unas enormes posibilidades al cooperativismo en general y al cooperativismo de consumo en particular. Y tercera: existen formas de cooperación social innovadoras que nos pueden estar indicando líneas de actuación para el cooperativismo de consumo. El reto es hacer cercano y atractivo el cooperativismo para que se pueda convertir en un referente dentro de estas tendencias sociales.

JOAN VENTOSA I ROIG, UN GRAN DIRIGENTE DEL COOPERATIVISMO CATALAN  

Ignasi Faura i Ventosa

Joan Ventosa i Roig era de la clase de homenots, según decía Josep Pla, que construyeron la Cataluña del primer tercio del siglo XX. Nacido en Vilanova i la Geltrú en 1883, farmacéutico y perito agrícola, y forofo de la química, las ciencias naturales, la naturaleza y la agricultura. Fue nacionalista, republicano, libre pensador y cooperativista, elementos que configurarían su pensamiento expresado en múltiples artículos y libros, centrado siempre en los valores de la democracia, la cooperación y el bien común. Su actividad estuvo guiada por la exigencia del rigor analítico, la convicción de una gestión responsable y la práctica continuada de actuar con iniciativa, estimulando siempre comportamientos colectivos.

LOS CENTROS ESPECIALES DE TRABAJO EN LA CUERDA FLOJA  

l’Apòstrof


En Cataluña, 220 centros especiales de trabajo (
CET) garantizan el derecho al trabajo a unas 12.000 personas con discapacidad. Estos centros surgieron después de años de lucha de las entidades sin ánimo de lucro y de las familias de personas con discapacidad, y son amparados por la ley. No obstante, el último proyecto de presupuestos generales del Estado pone en peligro la supervivencia porque reduce la partida que los tiene que financiar. Si el recorte se efectúa, se calcula que 2.500 personas podrían perder el trabajo. Hablamos con Pepa Muñoz, directora de comunicación y promoción cooperativa del Grupo Cooperativo TEB.

CÓMO ACTUAR EN TIEMPOS DE CRISIS (II). DE EMPLEADOS A PRODUCTORES  

Alfonso Vázquez

Uno de los efectos que la crisis ha sacado con más fuerza a la superficie es la destrucción del empleo, no sólo en el masivo tránsito de empleados a parados, sino también, como corolario, de su precarització, de su abaratamiento, de su inseguridad... Pero sería ingenuo pensar −a pesar del que nos digan los discursos oficiales− que esta manifestación ha sido producida por la crisis; de hecho, ya estaba claramente presente a lo largo de todo el proceso de financerización de la economía. En este artículo sostendré que la alternativa a la crisis no es crear empleo para paliar el desempleo (aunque bienvenida sea en esta época de tribulaciones), sino cambiar el concepto de trabajo para dotarlo de toda su potencia productiva para la sociedad.

Para recibir la notificación de la salida de un nuevo número de nexe
Nexe 39
Nexe 40
Nexe 41